Maratón Des Sables

Durante seis días, los participantes deben recorrer 240 kilómetros por el desierto del Sáhara con etapas durísimas de entre 20 y 80 kilómetros, sometidos a temperaturas extremas que suelen alcanzar los 50 grados centígrados.

La organización

Atlantide Organisation Internationale es desde hace 27 años la empresa francesa que se encarga de organizar el Marathon Des Sables. Patrick Bauer, un conocido promotor de conciertos de rock, decidió cambiar su vida y de la noche a la mañana dejó el mundo de la noche para emprender una aventura por el desierto del Sahara: cargado con una mochila y un saco de dormir, Bauer recorrió durante días el desierto del Sahara. Después de aquella experiencia decidió crear lo que al principio se llamó el Marathón de las Arenas.

Una de las principales características del Marathon Des Sables es el espíritu aventurero de la prueba. Los corredores tienen que recorrer los 250 kilómetros por el desierto con solo una mochila y cargando con su propia comida y enseres personales. El maratoniano consultado por ZoomNews deja claro que “lo único que facilita la organización es agua y una especie de tiendas de campaña para dormir bajo techo”. Esta exigencia y sacrificio es el principal atractivo que encuentran cientos de ultrafondistas que llegan al Sahara desde todos los rincones del planeta.

«La organización solo facilita a los corredores agua y una especie de tiendas de campaña para dormir bajo techo»

Texto extraido de las bases de la organización.

Más de 400 personas de la organización trabajan directamente en la seguridad de los corredores durante las seis etapas del Maratón de las Arenas. Unos cincuenta médicos, enfermeros, podólogos y fisioterapeutas velan por el estado físico de los participantes, a los que piden una prueba de esfuerzo realizada por un doctor antes de correr la exigente carrera.

Para poder competir en la carrera marroquí, la organización exige a todos los runners llevar determinado material obligatorio como el saco de dormir, una brújula, hornillo de cocina, encendedor, linterna, toallitas antisépticas, una navaja y una manta de emergencia. Los organizadores también son muy rigurosos en cuanto a la comida que deben llevar los participantes durante los seis días. “Como mínimo te obligan a llevar 2.000 kilos calorías por día”.

El proyecto

Hay una frase que ha marcado mi vida y mi forma de llevar y convivir con la diabetes: “Cuando una enfermedad se transforma en motivación” Y con esa motivación es con la que afronto un reto con es la Marathon des Sables. No solo es un reto personal, también es la forma con la que demostrar la importancia de la motivación en una enfermedad como la diabetes. Con mi experiencia pretendo romper esas barreras que día a día todos nosotros nos enfrentamos y que en mejor o peor forma vamos saltando. Porque los límites de la diabetes son solo los que nosotros nos pongamos.

El proyecto está dividido en tres partes:

El previo a carrera: momento de entrenamiento, preparación del material, ajustes de la comida,…

Carrera: durante la carrera iré con un medidor continuo (dexcom / FreeStyle Libre) y recopilaré toda la información, 24 horas junto con los ajustes de cada día, de forma que se pueda evaluar el comportamiento de mi enfermedad durante una prueba de estas características.

Post – Carrera: Para mi la parte más importante, ya que es el momento donde poder contar mi experiencia, recrear vivencias y sobretodo disfrutar de cada uno de esos momentos. También el poder llegar al máximo posible de personas, demostrar hasta donde podemos llegar y como se puede hacer todo lo que uno se proponga. Desde un ultra maratón hasta el simple gesto de salir a caminar.

El primero de 6 largos días en el Maratón de las Arenas de 2015