Blog

Marathon des Sables (quedan 70 días)

Ya se va acercando la fecha y poco a poco todos los nervios y preparativos empiezan a notarse. En estos días me viene al recuerdo esa preparación de 2014 para la Titan Desert, donde ese miedo a lo desconocido, a enfrentarme a una situación no nueva pero si en un entorno hostil me producía excitación y miedo a la vez. Esos síntomas han vuelto, pero en mi caso son similares a la preparación de un viaje. Siempre he valorado en un porcentaje casi 50/50 la importancia de los preparativos de un viaje como el disfrute del viaje en si. En este caso la preparación es en base a seguir profundizando en mi conocimiento sobre mi enfermedad, en seguir ajustando y eso es importante, porque por una lado te obligado a tenerlo todo controlado, de la misma forma que intentamos meterlo todo en la maleta antes de un viaje. Por ello intento valor al máximo este tiempo y no solo centrarme en la carrera, porque una vez allí, seguro que al segundo día en el fondo querré volverme.

Ya se va acercando la fecha y poco a poco todos los nervios y preparativos empiezan a notarse. En estos días me viene al recuerdo esa preparación de 2014 para la Titan Desert, donde ese miedo a lo desconocido, a enfrentarme a una situación no nueva pero si en un entorno hostil me producía excitación y miedo a la vez. Esos síntomas han vuelto, pero en mi caso son similares a la preparación de un viaje. Siempre he valorado en un porcentaje casi 50/50 la importancia de los preparativos de un viaje como el disfrute del viaje en si. En este caso la preparación es en base a seguir profundizando en mi conocimiento sobre mi enfermedad, en seguir ajustando y eso es importante, porque por una lado te obligado a tenerlo todo controlado, de la misma forma que intentamos meterlo todo en la maleta antes de un viaje. Por ello intento valor al máximo este tiempo y no solo centrarme en la carrera, porque una vez allí, seguro que al segundo día en el fondo querré volverme.

Desde hoy quedan 70 días, una cuenta atrás para como he dicho seguir ajustando, seguir entrenando y seguir difundiendo este proyecto que no tiene otra finalidad que la de disfrutar de mi enfermedad, disfrutar de una carrera y todo ello hacerlo con cabeza. Esta última frase se la debo a mi médico Javier González, ya que sin su ayuda, su disposición a ayudar, ganas de seguir aprendiendo juntos y sobretodo esa amistad, me ha permitido lograr cosas que seguramente en otras situaciones no las hubiese conseguido o seguramente no de la mejor forma. Por eso en estos 70 días espero seguir aprendiendo, y seguir valorando esas cosas que hacen que siempre intente ver el baso medio lleno.

 

Ahora tengo por delante un duro camino donde destaco dos puntos importantes: la nutrición y la adaptación a los materiales.

  • La nutrición: quizás este es mi punto menos fuerte, ya que soy un poco maniático para la comida, y con esto quiero decir que si algo me gusta intento no cambiarlo, pero en una prueba como esta debemos de ir en las mejores condiciones. Al tratarse de una prueba en autosuficiencia, debemos de cargar con toda la comida desde el primer día hasta el último, con un mínimo de calorías exigido por la organización de 2000kcl por lo que aún tiene más importancia. Ayer estuve con mi médico Javier y me insistió en este punto, ya que debemos de preparar un plan nutricional para seis días seguidos donde será imposible recuperar y recargar el glucógeno perdido durante las etapas. Esa preparación ahora mismo empezará por in acostumbrando a mi cuerpo a la comida liofilizada, ya que la gran parte de la comida será de esta forma, además de otro pequeño porcentaje de proteínas (Cherky), barritas, geles y recuperadores.

 

  • Los materiales: tengo mucha experiencia en ultratrail, en correr durante 25/26 horas sin parar, pero nada como 6 días seguidos y con un sol de justicia. Por ello considero también fundamental todo el material, desde ropa, mochila, utensilios, zapatillas, … Durante varias semanas el entrenamiento está siendo a base correr con la mochila y un peso de 7 y 8 kilos a la espalda. Os puedo asegurar que la sensación es como llevar alguien a la espalda, algo que durante 6 días provocará roces y heridas, de aquí la importancia de detectar donde y como prevenirlos. Junto con la mochila consideré muy importante la ropa, teniendo la suerte de poder confiar en una marca española como es Lurbel, que cuenta entre su amplio catálogo ropa específica que se adapta a las necesidades de una carrera como la Marathon des Sables. Gracias a esta colaboración estoy entrando en un proceso de “tester” de aquellas prendas que mejor se adaptan a mis necesidades, dando prioridad a los pies. Para ello Lurbel a diseñado una tecnología exclusiva llamada Bmax que mantiene el pie en optimas condiciones, algo fundamental en esta carrera.

 

Nuestros colaboradores en el proyecto

Las marcas Lurbel y Cherky han hecho posible la participación de DNF en este reto.

El retorno

Con todo esto no pretendo que nadie haga algo parecido, ni acercar el deporte extremo, pero si ver en mi experiencia que todo es posible si conseguimos aprender y controlar nuestra enfermedad. “Como padre me encantaría que me apoyasen en en la enfermedad, como hijo estaría agradecido de que me abriesen los ojos y como niño me encantaría disfrutar de mi enfermedad”. Aunque se me ha criticado por ello, de una enfermedad como la diabetes ya conozco su lado malo, sus complicaciones, por eso intento sacar aquello que no nos cuentan, lo que podemos llegar a hacer y sobretodo disfrutar, llegando a decir que #memolamidiabetes.