Blog

Marathon des Sables (quedan 70 días)

Ya se va acercando la fecha y poco a poco todos los nervios y preparativos empiezan a notarse. En estos días me viene al recuerdo esa preparación de 2014 para la Titan Desert, donde ese miedo a lo desconocido, a enfrentarme a una situación no nueva pero si en un entorno hostil me producía excitación y miedo a la vez. Esos síntomas han vuelto, pero en mi caso son similares a la preparación de un viaje. Siempre he valorado en un porcentaje casi 50/50 la importancia de los preparativos de un viaje como el disfrute del viaje en si. En este caso la preparación es en base a seguir profundizando en mi conocimiento sobre mi enfermedad, en seguir ajustando y eso es importante, porque por una lado te obligado a tenerlo todo controlado, de la misma forma que intentamos meterlo todo en la maleta antes de un viaje. Por ello intento valor al máximo este tiempo y no solo centrarme en la carrera, porque una vez allí, seguro que al segundo día en el fondo querré volverme.

Ya se va acercando la fecha y poco a poco todos los nervios y preparativos empiezan a notarse. En estos días me viene al recuerdo esa preparación de 2014 para la Titan Desert, donde ese miedo a lo desconocido, a enfrentarme a una situación no nueva pero si en un entorno hostil me producía excitación y miedo a la vez. Esos síntomas han vuelto, pero en mi caso son similares a la preparación de un viaje. Siempre he valorado en un porcentaje casi 50/50 la importancia de los preparativos de un viaje como el disfrute del viaje en si. En este caso la preparación es en base a seguir profundizando en mi conocimiento sobre mi enfermedad, en seguir ajustando y eso es importante, porque por una lado te obligado a tenerlo todo controlado, de la misma forma que intentamos meterlo todo en la maleta antes de un viaje. Por ello intento valor al máximo este tiempo y no solo centrarme en la carrera, porque una vez allí, seguro que al segundo día en el fondo querré volverme.

Desde hoy quedan 70 días, una cuenta atrás para como he dicho seguir ajustando, seguir entrenando y seguir difundiendo este proyecto que no tiene otra finalidad que la de disfrutar de mi enfermedad, disfrutar de una carrera y todo ello hacerlo con cabeza. Esta última frase se la debo a mi médico Javier González, ya que sin su ayuda, su disposición a ayudar, ganas de seguir aprendiendo juntos y sobretodo esa amistad, me ha permitido lograr cosas que seguramente en otras situaciones no las hubiese conseguido o seguramente no de la mejor forma. Por eso en estos 70 días espero seguir aprendiendo, y seguir valorando esas cosas que hacen que siempre intente ver el baso medio lleno.