Blog

Lurbel #MadeInSpain en la Marathon des Sables

De la misma forma que trabajamos nuestro cuerpo a la alimentación, el esfuerzo y el kilometraje, también debemos de elegir y entrenar con la ropa que nos acompañara durante los 257 kilómetros que dura la prueba. Muchos pensarán, “pues lleva ropa para cambiarte”, pero en una carrera como sables, donde la autosuficiencia es una condición obligatoria la equipación debe de ser la misma. Por ello estoy muy agradecido a la marca Lurbel por contar con el proyecto, donde dar valorar a situaciones diferentes, a un corredor diferente que solo es un pequeño ejemplo de los muchos que han decidido o visto en el deporte una motivación para seguir adelante con su enfermedad.

El contar con la marca española Lurbel no solo era una garantía en cuanto a la equipación, también por su reputada experiencia y tecnología en cuanto a sus productos. Sin duda el más importante su tecnología Bmax incorporada en sus calcetines que proporciona comodidad, ajuste y evitan rozaduras al no contar con costuras. Desde el principio sabía que uno de los principales problemas podía ser el cuidado de los pies. Por falta de higiene, intensidad en cada etapa, la propia arena del desierto y el calor. A continuación quiero contaros cual fue mi experiencia con cada uno de las prendas Lurbel que me acompañaron en la Marathon des Sables.

 

Para la Marathon des Sables tuve la oportunidad de probar casi en primicia el nuevo modelo destinado a ultramaratones, carreras por etapas donde la resistencia debe de ser mayor y sobretodo aguantar la mochila y otros accesorios durante mucho tiempo y kilómetros. Puestos a ello pensaron que la camiseta modelo furia era la idónea para la Marathon des Sables y ahora puedo decir que comodidad y resultado al 100%.

Su aspecto de inicio puedo parecer un poco duro pero resistente, algo que cambia totalmente al ponértela. Destaca por sus comodidad y resistencia, incluso llevando una mochila de 13 kilos a la espalda el primer día, siendo fricción de esta apenas provoca un desgaste a la camiseta. Otra de sus ventajas es su cara interna, que aporta una suavidad increíble y muy transpirable. En carrera y en las horas de mayor calor se llegaron a superar los 40º, donde nuestra transpiración y sudor (sudor seco) pueden hacer incómodas este tipo de prendas, ofreciendo un secado muy rápido.

Tengo que reconocer que soy una persona que no soporto llevar ningún tipo de crema en los brazos, algo que hace que deba y quiera llevar manguitos en pruebas con mucho calor. Como ya hice en el 2014 en la Titan Desert, los manguitos siempre me acompañaron y en Marathon des Sables no iba a ser menos. Primero para evitar la piel con exceso de crema debido al calor, la arena por culpa de las tormentas que tuvimos los primeros días y sobretodo por el calor. Ajuste perfecto gracias a su tecnología compresiva y con protección solar UPF 50+, algo fundamental en estas condiciones.

Os puedo asegurar que fueron conmigo durante todas etapas, un complemento muy cómodo, ajustado y que además tuvo un “segundo uso” de cara a mi sensor del FreeStyle Libre. Tras la primera etapa pude observar que al quitármelos al finalizar, corría el peligro de poder despegarme el sensor, por lo que decidí cortar la parte extrema del hombro y dejarla fija las 24 horas. Gracias a la compresión del manguito mantuvo el sensor perfectamente pegado incluso con riesgo de despegar debido al calor y arena.

Otra de las prendas clave han sido las mallas modelo Spirit EVO I, ya que se han ajustado a la perfección tanto en entrenamientos previos como en carrera. Un modelo muy conocido en carreras de trail, quizás el más visto en los corredores y que ahora ha dado un salto de calidad en carreras de ultra distancia.

De todos los detalles que lo componen solo hay uno que quizás ha sido el menos valorado en este caso como el bolsillo trasero. Debido a la mochila que llevamos, donde todas las partes son utilizadas, este bolsillo quedaba inutilizado debido al acople del saco en la mochila, que hacía taparlo y además fue la zona más desgastada. Por lo demás una malla de propuesta minimalista, muy cómoda y que ha solucionado un problema muy común en mi caso y en muchos otros corredores: rozaduras. Compuesta de un material muy cómodo y con la tecnología IDT Cool lo que permite mucha transpiración y sobretodo protección al olor, siendo un aspecto importante tras tantas horas y días con la misma prenda.

Como he dicho al principio para mi la prenda clave de esta Marathon des Sables ha sido la elección de unos buenos calcetines. No solo como corredor, también como diabético evitando posibles complicaciones y sobretodo rozaduras que se puedan complicar o transformar en ampolla o herida.

Desde el inicio contaba con tres pares de calcetines para la carrera, algo corto para mucho corredores pero desde que los probé en entrenamientos tenía claro que funcionarían bien. De esos tres pares solo fue necesario utilizar dos, llegando a poder aguantar todos con los mismo si no fuera por la falta de higiene, suciedad y sal que hacían que fuese complicado quitárselos. En una carrera de este tipo puedes llegar a ver verdaderas carnicerías, no todas ellas por causas de mala elección de calcetines, pero si por calidades llevadas al extremo y poco testadas. Al igual que el modelo de mallas, los calcetines Lurbel con tecnología Bmax son de los más utilizados en carrera y en Marathon de Sables también, llegando incluso a utilizarse para cubrir las botellas de agua que llevamos en el pecho de la mochila para conservar el agua fría o por lo menos no tomarte una sopa.

Utilicé el modelo Gravity por su caña alta, algo que me ha servido junto con las polainas evitar que se metiera dentro del calcetín ese pequeño porcentaje de arena (fina como la harina) y que pudiese provocar problemas.