Blog

La diabetes y Marathon des Sables (PARTE III)

Cada mañana el tiempo que aplicamos a organizar, a desayunar y dejar todo listo para una nueva etapa se va reduciendo. En muchos casos es por falta de sueño, por no poder descansar lo suficiente por la noche o simplemente porque hace frió. Un consejo que doy después de pasar por esta prueba es en invertir en descanso.

Mi principal miedo antes de venir era este, como hacer que mi cuerpo recuperase día tras día, maratón tras maratón y para ello que mejor que contar con una buena esterilla (si es hinchable mejor) y una almohada, también hinchable. Os puedo jugar que cada mañana me levantaba, no como en casa, pero casi, sin dolor de espalda ni de cuello y con el cuerpo menos dolorido del día anterior. Son muchas las pegas al llevar este tipo de cosas, pero buscando bien podemos encontrar materiales muy ligeros y que apenas nos quitarán espacio en nuestra mochila.